martes, 12 de abril de 2011

—¿No echas de menos tener a alguien?
—¿A alguien como quién?
—Como un novio.
—¿Para qué?
—Para que te proteja.
—Ya tengo una puerta blindada que me proteje.
—Pero estando sola, ¿no te sientes un poco sola?
Mi soledad y yo nos llevamos bien, no necesitamos que venga la soledad de otro a molestar.
—¿Y no te gusta que te digan que te quieren?
—Sí... Cuando te quiero significa "te quiero", no cuando significa "me perteneces", que es más o menos siempre.
—¿Sabes? Me parece que no has estado nunca enamorada.
—¿Y tú sí?
—Mmm.. Yo creo que sí.
¡Crees que sí! O lo estás o no lo estás, si yo estuviese enamorada no necesitaría media hora para pensarlo.
— Han sido solo tres segundos..
—¡Ni tres segundos ni nada! El amor no es algo que puedas poner en duda, es una ola que se te lleva por delante, un incendio que te abrasa por dentro.
—Me estás dando un poco de miedo.
Es que el verdadero amor debería darnos miedo.. Debería destruirnos para resucitarnos después, eso es para mí el amor. Y lo que tú llamas amor, pues.. es una imitación hecha en Taiwan.

2 comentarios:

Simona dijo...

Excelente dialogo, no puedo recordar de donde era! pero lo conozco! :)

Florencia dijo...

Me gusto muchisimo tu blog, en serio, es muy lindo todo lo que dice. Esa pelicula la vi ayer o antes de ayer, no me acuerdo jaja:B Si queres pasate por el mio, saludos, te sigo.